ADOQUINES PERMEABLES


También llamados Adoquines Drenantes.  Es un sistema de pavimento permeable articulado de un diseño geométrico particular, el cual, una vez instalado deja espacios entre adoquines, sin perder por ello la traba, la rigidez ni la fricción necesaria para la estabilidad del pavimento. Los intersticios entre adoquines, que son los que proveen de permeabilidad al pavimento, son rellenados con gravilla fina.  Bajo los adoquines se instala una cama de arena gruesa de algunos centímetros de espesoe, de modo que permita la filtración y provean de una superficie lisa de apoyo. La sub-base es de granulometría gruesa y homogénea, que también permite la filtración.


Una de las alternativas técnicas de mayor atractivo para el desarrollo de urbanizaciones de bajo impacto hidrológico, es la utilización de pavimentos permeables. Esta solución tiene la gran ventaja que no requiere construir una obra especial para reducir la escorrentía, sino que basta con cambiar el tipo de elementos utilizados. Los pavimentos permeables, además de brindar el mismo servicio que los pavimentos tradicionales, en una gran cantidad de aplicaciones, contribuyen a reducir el área efectivamente impermeable de la urbanización. La idea básica es que no todo lo que se necesita pavimentar tiene que impermeabilizarse.  Con la utilización de pavimentos permeables se consigue recargar los acuíferos y reducir el volumen y el caudal máximo de escorrentía, provocado por las lluvias. También se remueven algunos contaminantes, mejorando la calidad del escurrimiento.

El sistema no es IMPERMEABLE, como los sistemas actuales, por tal motivo cuando llueve una parte de dicha agua se evapora, la otra penetra en el sistema y desde allí se reparte; un porcentaje lo absorbe el suelo, filtrando los contaminantes de la superficie, reponiendo su humedad natural y llenando las fuentes hídricas subterráneas naturales; otro porcentaje es absorbido por las plantas y el excedente, si lo hubiere, lo canalizamos hacia donde lo necesitemos como tanques de almacenamiento, reciclaje o fuentes hídricas.

Una instalación típica de pavimentos permeables de adoquines, tiene un porcentaje de vacios del 10% del área total. Esto es suficiente para que el pavimento en su conjunto no produzca escorrentías durante las lluvias. Si bien es posible que la capacidad de filtración del pavimento disminuya con el tiempo debido a la colmatación con finos de la gravilla de los intersticios, la recuperación es relativamente sencilla.  Sin embargo, para evitar la colmatación, al igual que en los pavimentos permeables de hormigón, es recomendable restringir el área aportante.

Los adoquines permeables pueden generar un importante beneficio social, debido a la contribución de estos a mantener las condiciones naturales de una zona. La experiencia en otros países ha mostrado que, de ser así, el control de las inundaciones se consigue con mantener la red de drenaje natural, sin tener que construir grandes colectores. Si en el diseño de nuevas urbanizaciones se consideraran criterios de mínimo impacto, en el futuro tendríamos una ciudad atravesada por muchas quebradas naturales incorporadas armónicamente a la urbanización, en la que no sería necesario invertir en soluciones costosas como los grandes colectores, que no aseguran su efectividad en el tiempo, debido al constante crecimiento de la ciudad.

Los adoquines permeables disminuyen la impermeabilidad efectiva de una urbanización, con lo que se reduce el caudal máximo de diseño y por lo mismo disminuye el tamaño y costo de la red secundaria, generando un ahorro en la inversión necesaria para urbanizar el terreno. Una estimación preliminar realizada en base al costo típico de obras de la red secundaria en Santiago de Chile, y a la metodología habitual de cálculo de parámetros de diseño, indica que si se consigue disminuir en un 10% la impermeabilidad en una nueva urbanización, el costo de su red secundaria de drenaje puede disminuir hasta en un 20%. A ello habría que agregar la reducción de costos de la red principal.

Cada aplicación debe analizarse de manera independiente teniendo en cuenta el medio ambiente, las condiciones climáticas de la zona, el suelo, el uso, la topografía, etc.  Los adoquines permeables no son solo un producto, son un SISTEMA, que trabaja en conjunto para ofrecer los beneficios que conocemos.  Por lo tanto, no basta con tener los adoquines sino que también hay diseñar, calcular y elaborar correctamente la base y sub-base, así como también la hidráulica. 


Tomado de:

No hay comentarios: